domingo, 7 de junio de 2009

NOTICIA: Cae banda de pederastas tras 21 meses de cacería virtual (México)

Noticia del 7 de Junio del 2009

El 19 de julio de 2007, a las 14:18 horas, la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) recibió una denuncia vía electrónica sobre la existencia de una presunta red de ciberpederastas dedicada a la distribución e intercambio de pornografía infantil.

Dicho grupo, que actualmente cumple un segundo periodo de arraigo, logró distribuir en 2008 cerca de 100 mil videos e imágenes de sexo explícito en las que, en todos los casos, sin excepción, los sujetos activos son adultos y los pasivos niños y niñas desde recién nacidos hasta de 17 años de edad.

En aquel tiempo, el cibernauta que puso en alerta a la unidad de investigación cibernética de la PGJDF aportó una sólida pista, la dirección electrónica lobosiberiano6@yahoo.com.mx que, 21 meses más tarde, en abril pasado, llevó a las autoridades de la Procuraduría capitalina a ubicar y detener a siete integrantes de la organización que desde hace dos años, por lo menos, operaba en el Distrito Federal y en los estados de Hidalgo, Puebla, Veracruz, Aguascalientes y Yucatán.

Actualmente, los agentes encargados de la investigación tratan de reunir evidencias para saber si los menores que aparecen en los videos y las fotografías son de origen mexicano y documentar legalmente que dicho grupo mantenía vínculos con redes de ciberpederastas de Estados Unidos, Rusia, España, Chile, Colombia y Perú.

Con la dirección electrónica proporcionada por la parte denunciante y previa autorización del titular de la PGJDF, Miguel ángel Mancera, para utilizar el simulador de conductas delictivas, es decir, asumir una identidad falsa (en este caso, un adicto a la pornografía infantil), uno de los policías cibernéticos se adentró en el mundo del sexo virtual en busca de establecer contacto con el usuario de la cuenta que dio lugar a la investigación.

Luego de varios meses y de no pocos tropezones en el camino, el agente investigador por fin pudo entrar en contacto con el ciberpederasta identificado con el nombre de lobosiberiano6. Fue el principio de una relación virtual que fue consolidándose con el tiempo a través de un fluido intercambio de pornografía infantil y de comunidades o foros virtuales dedicados a la exhibición e intercambio de ese tipo de material.

Con la información aportada por el titular de la cuenta lobosiberiano6, la policía cibernética dio un paso más en la investigación al ubicar el foro “El Mundo PTHC”, uno de los más de 200 mil sitios de pornografía infantil en línea que existen actualmente en México.

Apoyado en ese dato, el agente Gabriel Cruz decidió enfocarse en ubicar la fuente de origen de dicho sitio. Después de horas de estar pegado a la computadora y de varios intentos fallidos, el 4 de marzo pasado finalmente logró su objetivo: identificó al usuario de la cuenta.

De acuerdo con el reporte que hizo llegar a sus superiores, la fuente de origen de la comunidad virtual “El Mundo PTHC” se encontraba en la calle de Dolores, esquina con Avenida Juárez, colonia Centro.

Al trasladarse a dicho sitio, los policías se llevaron una sorpresa al ver que esa dirección correspondía a la sede de Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), concretamente al área de Informática.

Previa autorización de la Cancillería y de un juez, los agentes investigadores dieron con el autor de una de las mayores páginas de pornografía infantil online: Luis Alejandro Vergara y Torres, un licenciado en electrónica que antes de ser detenido ostentaba el cargo de subdirector de Infraestructura de la SRE, con un sueldo de 26 mil pesos mensuales.

Al revisar el equipo de cómputo que utilizaba en su trabajo, la Policía confirmó que el servidor público era el autor de la comunidad “El Mundo PTHC” y que desde ahí distribuía pornografía infantil a distintas cuentas. La más recurrente, precisamente, era la de lobosiberiano6.

En el disco duro de la computadora, Vergara y Torres tenía almacenados una gran cantidad de videos e imágenes con escenas de sexo explícito –penetraciones, tocamientos, sexo oral–, en los que los sujetos activos son siempre adultos y los pasivos menores de edad.

La policía cateó su domicilio, ubicado en la colonia Escandón, donde vivía en concubinato con una mujer que también fue detenida, pero casi inmediatamente fue dejada en libertad al comprobarse que ella era ajena a los hechos.

En dicho domicilio, la policía sorprendió al propio Alejandro intentando ocultar información en su computadora personal.

Aún así, los agentes investigadores revisaron dos equipos de cómputo que Alejandro solía utilizar y encontraron una gran cantidad de pornografía infantil almacenada en las memorias, así como en discos compactos y memorias USB.

La policía descubrió otra perversión de Alejandro: la de filmar en video a mujeres por debajo de la falda o vestido con una minicámara o teléfono celular que colocaba en sus zapatos.

Al referirse a esos hechos, el funcionario de 32 años, originario del estado de Puebla, confesó que desde hace ocho años comenzó a almacenar pornografía infantil “por puro gusto”, pero negó que distribuyera ese tipo de material.

“Me gustaba verlo en mi casa”, dijo a la policía, aunque luego reconocería que en alguna ocasión vio el material en la computadora que tenía asignada en la SRE.

Además, aceptó haber creado el foro “El Mundo PTHC” y utilizar varias cuentas electrónicas, entre ellas libra@hotmail.com y dragon_shire_kid@yahoo.com. Esta última era la que más usaba para interrelacionarse con otros ciberpederastas.

El 25 de marzo, poco antes de ser puesto bajo arraigo, Vergara y Torres cambió su versión: negó todo y acusó de tortura a los agentes que lo detuvieron.

“Me golpearon y me pusieron una bolsa en la cabeza para declarar cosas que los policías quería que dijera”, sostuvo.

Red interestatal
Con la detención del empleado de la SRE y la información contenida en los equipos de cómputo que le decomisaron, la policía cibernética pudo armar el rompecabezas y en abril pasado detuvo al resto de la banda de supuestos ciberpederastas: el sacerdote católico Rafael Muñiz López y su hermano Francisco Javier, Miguel ángel Rodríguez Acosta, Miguel ángel Sánchez García, Luis Abraham Portilla y Edmundo Jesús Martínez Niño.

En una acción concertada con autoridades estatales, todos ellos fueron arrestados en Veracruz, Hidalgo, Aguascalientes y Yucatán.

De las investigaciones realizadas por la Unidad Cibernética de la PGJDF, se desprende que el ministro de culto encargado de la parroquia de San Pedro Apóstol, ubicada en Jalapa, Veracruz, no sólo era el titular de la cuenta identificada con el nombre de lobosiberiano6, sino que también era el mayor proveedor de imágenes de sexo explícito entre adultos y menores de edad al sitio “El Mundo PTHC”.

Licenciado en filosofía, Rafael Muñiz fue detenido el 17 de abril junto con su hermano Francisco Javier, un ingeniero agrónomo.

De 38 años de edad, oriundo de Santa Rosa, municipio de Axtopan, Veracruz, el sacerdote Muñiz negó ser el titular de la cuenta lobosiberiano6@yahoo.com.mx y aseguró que ni siquiera está familiarizado con el uso de internet, debido a que tenía tres años de haber contratado el servicio con Telmex.

“No sé lo que es un programa, ni siquiera sé bajar videos”, dijo.

Al tener a la vista el material pornográfico que almacenaba en el disco duro de su computadora personal, afirmó que él era el primer sorprendido de ver ese tipo de imágenes que, subrayó, “van contra la dignidad humana”.

Lo más que reconoció fue que en algún tiempo utilizó la computadora para enviar fotos de él y de su familia a unas personas.

A pesar de negar su responsabilidad, la policía cibernética encontró en la computadora del sacerdote un correo dirigido a una persona identificada con el nombre de Muñeco.

A continuación, se reproduce textualmente el correo:
“Hola que tal, cómo estás Reynol. No me he olvidado, lo que pasa es que he estado un poco ocupado y he dejado todo esto. Por cierto, estoy esperando los correos de las nenas que me dijiste. Nunca me las enviaste. Por ahí tengo nenas que se desnudan por cam, luego te las paso.”

Su hermano, Francisco Javier Muñiz López, aceptó que almacenaba en su computadora personal material gráfico de mujeres desnudas, entre ellas a una chica de Honduras, con quien dijo mantener comunicación virtual con cierta regularidad.

Sin embargo, negó conocer la cuenta lobosiberiano6 y aseguró que nunca ha formado parte tampoco de algún foro social relacionado con la distribución e intercambio de pornografía infantil.

También aceptó que antes de diciembre de 2008 bajaba videos de música de karaoke, pero aclaró que dejó de hacerlo después de que un virus atacó su computadora.

El pasado jueves 28, la PGJDF aportó al expediente del caso otra prueba para demostrar el vínculo que existía entre los ciberpederastas: Apoyado en las recientes reformas a la legislación penal que permiten a la autoridad ministerial intervenir llamadas telefónicas, previa orden judicial, las autoridades capitalinas tuvieron acceso a una serie de llamadas que hicieron los implicados en la red, particularmente el sacerdote Rafael Muñiz y el empleado de la Cancillería, Luis Alejandro Vergara y Torres.

Los siete detenidos, señalados como integrantes de la organización dedicada a la difusión y distribución de pornografía infantil, presentan casi el mismo perfil: profesionistas, usuarios avanzados en informática, clasemedieros, con un largo historial en el mundo de la pornografía en línea.

El caso más representativo es el de Miguel ángel Rodríguez Acosta, de 28 años de edad. Antes de ser detenido en Villas de Atitalaquia, Hidalgo, trabajaba como asistente de informática en el Instituto Politécnico Nacional de Hidalgo y en sus ratos libres se desempeñaba como técnico en sistemas de computación.

Su afición por la pornografía inició a los nueve años. A escondidas, veía en su casa las películas que compraba su padre, Federico Daniel Rodríguez Gómez.

Cuando cumplió los 15 años viajó por vez primera al Distrito Federal; en cuanto pudo fue a meterse en Tepito, donde compró varias películas de “lolitas”.

Un año después, a los 16, tuvo acceso a internet y comenzó a navegar en diversos sitios y foros de pornografía, en uno de los cuales estableció contacto con una persona que se identificó con el nombre de “Julio”.

Así se la llevó hasta los 22 años, cuando aprendió a descargar imágenes y videos pornográficos que más tarde almacenaba en el disco duro de la computadora. Bajaba por lo menos 10 videos por sesión.

Luego, con ayuda de un buscador, hizo contacto con personas de España, Chile, Colombia, Perú y Estados Unidos. En ese entonces, también llegó a establecer comunicación virtual con lobosiberiano6, quien lo comenzó a introducir en el mundo de la pornografía infantil. Una vez al mes, por lo menos, le mandaba imágenes de niñas de 2 a 16 años, algunas de ellas siendo abusadas sexualmente por adultos.

Intrigado, Miguel ángel le preguntó a lobosiberiano6 qué de dónde eran las niñas. Tras mucho insistir, en otro de sus envíos le dijo que eran de Estados Unidos.

Con la destreza adquirida con el paso del tiempo, Miguel ángel descubrió que las imágenes procedían de Rusia y más tarde creó su propia página www.asesordelpetrolio.net/menu.html.

Al momento de su detención, el técnico en computación confesó también que en 1999 o 2000 abusó sexualmente de su sobrino y que cuando tenía 22 años le tomaba fotografías a su sobrina, entonces de 12 años, “únicamente de los senos y las piernas”.

La PGJDF acumulará al expediente del caso la denuncia por abuso sexual iniciada en el estado de Hidalgo.

Enganchado
Luis Abraham Padilla Ramírez, originario de Veracruz, pero avecindado en Aguascalientes, cayó accidentalmente en las redes del exfuncionario de la SRE.

Con estudios de primaria y fotógrafo de profesión, Padilla Ramírez declaró a la policía que en 2006 comenzó a utilizar internet y que en una ocasión, al estar navegando, entró en un sitio llamado loilifan.2004, en el que encontró pornografía infantil.

A partir de ese momento, dijo, comenzó a llegar a su correo personal material de ese mismo tipo de las cuentas libra y dragon_shiru_kid que, luego sabría, correspondían a la misma persona: Luis Alejandro Vergara y Torres.

Según Abraham Padilla, el titular de esa cuenta se presentaba como el máximo difusor de pornografía infantil. “Decía que toda la gente lo adoraba por sus videos” y que “los niños que aparecían en las imágenes estaban de acuerdo en lo que hacían porque a sus padres les pagaban buen dinero por los videos y las fotos”.

Y confesó que lo más que hizo fue subir a la red un video de él y de su pareja desnudos.

Actualmente, la PGJDF está en la segunda fase de la investigación que consiste en la intervención de comunicaciones, la revisión de correos electrónicos, chats y messenger para saber si algunas de las menores que aparecen en las imágenes y los videos son de México y para terminar de configurar los delitos por los que serán consignados los siete ciberpederastas.

Hasta ahora, las autoridades capitalinas ya tienen prefigurados dos: delincuencia organizada y pornografía infantil.

http://www.diario.com.mx/nota.php?notaid=d55679e1d9c17e7ac12b9f83ebad91b3

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada